sábado, 19 de mayo de 2012

Julio Molina Cabral - FOLKLORISIMO



Julio Molina Cabral
FOLKLORISIMO


La tarde se despedía urgentemente, desde el amplio ventanal. Pinceles, pomos, espátulas, lápices, paletas, bocetos y telas se conjugaban traviesamente, regalando una policroma escenografía al atelier de Julio Molina Cabral. “El cantante y pintor de las cosas nuestras”, como poseído de un místico fervor, daba los toques finales a una estampa folklórica. A ms- rancias de sus inquietudes espirituales, un coyita norteño nacía al crepúsculo, para gritar desde ese momento el dolor de un hambre viejo, sin sabor de olvido.
Cuando Molina Cabrai volvió hacia mí, parecía regresar de un largo viaje, alucinado aún por el tropel de imágenes descartadas. Sus cabellos revueltos y su pecho semidesnudo, le daban la apariencia de un centauro redivivo. Un centauro gaucho, que a modo de tacuara, esgrimía ensueños, hechos de verdad, milagro y vida. El diálogo sin palabras, estaba inaugurado desde mucho antes. Mate y ginebra, lo prolongaban ahora:
(Qué diferencia de expresión íntima, encuentra entre la pintura y el çanto?)
Ninguna. En ambas facetas me siento vibrar intensamente. Y además no podría cercenar ninguna de ellas. ¡Es como si una bandada de pájaros, se me escapara por garganta y manos! ¿Me entiende?
(Qué opina del folklore?) Lo defino de dos maneras: la tradicional, donde campea el espíritu de nuestros abuelos, y la evolucionista, con tanta fre:uencia negada.
(En cuál de ellas milita?) Por una razón temporal, carezco de la vivencia de mis mayores. Es un hecho innegable que van quedando pocos arados. La tierra es la misma, pero ahora usamos tractores. Los que niegan el derecho a la evolución del arte nativo, creo que adolecen de un error de ubicación, presente y futuro. ¿Qué testimonio legaremos a quienes nos sigan mañana, si hoy no creamos para ellos? La plena vigencia de lo telúrico, se afirma a través de sus cambiantes etapas evolutivas.
La geografía quebrachera de Julio Molina Cabral, no entabla relación equilibrada con la mesura de sus palabras, expresadas siempre a media voz. Hace yo. más de once años, que este artista oriundo de Chivilcoy sigue galopando distancias de tiempo, apilándose firmemente, en el potro rebelde del éxito popular. Huelga, entonces, deducir que su vigorosa permanencia no es corolario de un impacto meramente casual, ni de una habilísima artimaña promocional. Ningún intérprete puede mantener latente, durante tanto tiempo, tal fervor colectivo, si no está dotado de talento y personalidad; la mayoría de los veces (o siempre), con el anexo de un factor imponderable: DUENDE.
Julio Molina Cabral, tiene duende. Un duende sagaz, que le ha valido imponer páginas cama: “Angélica”, “La compañera”, “Unica”, “Amanecida”, “Sapo Cancionero”, “Ría Manso”, “Collar de caracolas”, “Poema 20” y muchas otras. Con la presente edición de “FOLKLORISIMO”. el creador de Galas Folklóricas Argentinas llega nuevamente a la sensibilidad de sus admiradores. Para mí, no existen divisionismos regionales en el ámbito de mi patria, me dijo en la despedido. Por eso, los ritmos de cueca, zamba, vals, rasguido doble, chacarera y tango, se abrazan fraternalmente al conjuro de su voz, que es como un pincel mágico trabajando en la paleto del tiempo telúrico.
Jorge Sturla

Julio Molina Cabral
FOLKLORISIMO
Music Hall 12581

01. SI SUPIERAS QUEREME-Rasguido doble-David Kesler, AbeI Montes
02. ROSAURA ISABEL CASTILLO-Vals peruano-H. B. Oneca, P. B. Pérez
03. LA CANOA-Rasguido doble-Fabio
04. MI CIELITO-Zamba-Oscar Valles
05. ARRIBA EN LA CORDILLERA-Canción-Patricio Manns
06. LA YERBA MORA-Cueca mendocina-Hilario Quadros
07. ZAMBA PARA NO MORIR-Zamba-Norberto Jorge Ambros, H. Alfredo Rosales, Hamlet Lima Quintana
08. ENERO-Litoraleña-E. Romero Maciel, N. Miguens
09. LONJAZOS-Tango-Andrés R. Domenech, Jesús Fernández Blanco
10. LA CARPA DE DON JAIME-Zamba-José Ríos, Simón Gutiérrez
11. TARAREANDO-Chacarera-Tamasi, De Hoyos, Arce
12. YO VI LLORAR A DIOS-Vals peruano-Angel Cabral, Reynaldo Yiso

http://www.mediafire.com/?cqcz6jbfysc2k