jueves, 26 de febrero de 2015

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 29

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 29

El miércoles 11 de noviembre de 1992 se cumple el primer aniversario del trágico fallecimiento de Hernán Restrepo Duque, considerado en justicia como la primera autoridad musical de América latina.
Había nacido el 6 de junio de 1927 en la carrera Girardot con calle Caracas, frente al antiguo Circo España de la ciudad de Medellín.
Su padre, violista de profesión, ya retirado de la música popular a la que cogió odio, dirigió en la estación de Camilocé la Cooperativa de Trabajadores del Ferrocarril de Antioquía.
El joven Hernán adelantó estudios en el colegio de los jesuitas y en el de San José. Además realizó curso de mecánica. Precisamente ejerció este oficio en los talleres de Bello, donde reparaba locomotoras y de allí se retiró para estudiar y practicar como delineante de arquitectura.
Por esa época ya había nacido su afición por la música y es famoso a la anécdota cuando en 1943 vino sin ser anunciado el tenor Juan Arvizu para actuar en La Voz de Antioquía. Hernán se las ingenió para llevar el maletín del famoso cantante y poder presenciar sus apoteósicas actuaciones, suceso inolvidable en la capital antioqueña.
Más tarde hace contactos con personas vinculadas a prensa y radio y logra ingresar al vespertino El Diario como cronista de farándula para compartir labores con "el chinche" Alberto Yepes y pasa a ser el primer periodista del ramo ante el retiro de Camilo Correa, quien había fundado la revista Micro en 1940.
He llamado por Caracol para realizar Radiolente en 1952 y logra la colaboración de dos grandes del continente: el chileno Raúl Matas y el mexicano Raúl Cervantes Ayala, para convertirse en el primer comentarista de discos. Igualmente se vincula a Sonolux como jefe de propaganda primero y director artístico después.
A fines de la década del 80 tratamos a Restrepo Duque por primera vez pues colabora vamos en medios similares -prensa radio y discos- y pudimos conocer más ampliamente su ascendente trayectoria en el mundo artístico. Pasa a dirigir la RCA Víctor colombiana y hace famosas sus crónicas por Radiolente en los seminarios Pantalla y Proyección y en los rotativos El Diario, El Correo, El Espectador, El Mundo y El Colombiano. Es corresponsal de revistas españolas y americanas y comenta con gran conocimiento los sucesos de la fiesta brava en nuestro medio con su compadre Ramón Ospina.
Como ejecutivo disquero tuvo oportunidad de lanzar y promocionar a muchos artistas nacionales y extranjeros, entre ellos, Alberto Granados, Victor Hugo Ayala, Lucho Ramírez, Uriel Mejía, Billy Bedoya, Alfonso Restrepo, y Jaime Llano Gonzales. Y entre las mujeres recibieron su estímulo Dione Restrepo, Lita Nelson, Helena vargas, Amparito Jiménez, María Eugenia, etc. Fue de antología la creación de la serie "Aquellas Canciones" en la RCA con grandes artistas del pasado.
Y nuestra música vivió su mejor momento con la programación del mejor repertorio de los duetos de Obdulio y Julián Espinosa y Bedoya, de Antaño, Garzón y Collazo, los Tolimenses, Hermanos Martínez, Gómez y Villegas, Luciano y Conchalon, para no citar si no algunos.
Adelantó serios estudios sobre la música colombiana, el bolero, el tango, la mexicana, etc. Escribió libros que hoy son de consulta obligada y cientos de notas en las contra carátulas de los discos, dictó conferencia por doquier, corrigió la obra de Jorge Añez "Canciones y Recuerdos", hizo el mejor programa documentado sobre música popular en la emisora de la Cámara de Comercio y dejó inédito el libro "Lo que cuentan los boleros" lanzado en este aniversario por Jaime Rico Salazar y que ayudamos a corregir con Ofelia Peláez.
Definitivamente Hernán Restrepo era un todero, hábil y ameno, en los campos en que incursionó: periodista, locutor, comentarista, critico, publicista, escritor, director artístico, conferencista y extraordinario coleccionistas de discos y libros. Por ello creemos que no dejó sucesores a pesar de la cálida y seriedad de las ilustres personalidades que divulgar la música en el continente. Dudo y dejó enemigos y detractores pero ninguno lo supera en conocimientos artísticos, musicales y discográfico.
Por ello vale la pena resaltar el esfuerzo realizado por algunas personas amigas de Hernán que se unieron para rendirle un sonoro homenaje con el lanzamiento de este disco de larga duración de la serie " lo máximo en música ANTAÑONA" del sello preludio que él creara y quisiera tanto. Guillermo León Hernández, Ovidio Restrepo, antioqueños y el santardencano Carlos Pinto. Ellos se propusieron incluir canciones nunca publicadas en Colombia. Y a fe que lo consiguieron para satisfacción de los miles de admiradores del ilustre desaparecido.

Notas escritas por Oscar Octavio Peláez Jaramillo

LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 29
Preludio
Medellín - Colombia
1992

01. Alcides Briceño y Jorge Añez - DELIRIOS - pasillo - F. Paredes Herrera
02. Gustavo del Castillo y Chalín Cámara - NO QUISIERA ADORARTE - canción - José María Paz
03. Juan Arvizu con orquesta - VENDEDORA DE AMOR - tango - Agustín Lara
04. Ramón Carrasco y Nano Rodrigo con la orquesta Quito - LA TRISTEZA DEL INDIO - sanjuanito - H.  Paredes H.
05. Sarita Herrera y Mercedes Julbe - TRIPLECIOT DE MI VIDA - bambuco - Alejandro Wills
06. Orquesta Madriguera - PENAS MIAS - sanjuanito - Cristóbal Ojeda
07. Alcides Briceño y Jorge Añez - ISABEL - pasillo - F. Paredes Herrera
08. Juan Pulido con orquesta - LA GAYOLA - tango - R. Tuegols, A. Tagini
09. Ramón Carrasco y Nano Rodrigo con la orquesta Quito - VA CAYENDO - yaraví - Duque B., P. Herrera
10. Juan Arvizu con orquesta - MUJER INGRATA - tango - Emilio de Uranga
11. Margarita Cueto y Carlos Mejía - NEGRITA FLOR DE CANELA - canción - D. R. A.
12. Orquesta Típica Incaica - VIRGENES DEL SOL - fox trot incaico - Bravo del Campo
Descargar

Aporte de Maximino Toñánez enviado por César Fabio Tabares Hernández

1 comentario:

luisparejarivero dijo...

Saludos amigos...excelente material de antaño. Los felicito. Tengan la bondad de reponer el siguiente material. Hay musica de la epoca de mis abuelos. Gracias:
LO MAXIMO EN MUSICA ANTAÑONA - Vol. 29