jueves, 25 de septiembre de 2014

FAMOSOS VALSES CRIOLLOS


FAMOSOS VALSES CRIOLLOS

La antología cancionera de Buenos Aires encíerra en su cofre de oro una etapa de galanos ribetes floridos, nacidos bajo el manto estrellado de las noches porteñas y entre aromas, glicinas y jazmines, con repiques sentimentales de bordonas de guitarra amarilla y trasnochada, bajo el pórtico de un ventanal que podríamos ubicar en lo ancho y a lo largo de esta ciudad de Buenos Aires, de este Buenos Aires que fué dejando perder entre las brumas del tiempo, aspectos fundamentales de su historia de ciudad cordial, alegre, bullanguera, pero respetuosa de sus más puras aspiraciones de ciudad de avanzada del progreso y del modernismo. Así como la piqueta fué demoliendo la estructura soñadora de muchos de los sectores de aquella clásica urbe de casitas bajas, de patios con aljibe, con cedrones y malvones, las costumbres fueron renovándose y lentamente se fueron perdiendo en el fondo de la noche, aquellas serenatas bajo la luz de la luna que fueron algo así como la carta de presentación, del porteño enamorado que solía traducir en fervorosas estrofas, el sentimiento que albergaba en su corazón.
La voz del bandoneón también jugó papel preponderante en aquella arraigada formalidad del pueblo.
La serenata se extendió hacia los cuatro puntos de la antigua metrópoli y entre acordes de las tensas cuerdas de las guitarras y la gangosa voz del bandoneón, era impostergable elevar en el silencio de la noche lastimeras notas de vals, a cuyo conjuro se entreabrían puertas y ventanales de donde partían rojos o blancos claveles, signo de agradecimiento de la mujer querida que inspiraba al trovador, en rimadas frases que encendían la llama esperanzada del amor.
Todo se fué perdiendo. Ya no llega a la ventana florida el cantor esquinero implorando cariño, ni se asoma la muchacha quinceañera atraída por las cadencias de un vals soñador. Añeja costumbre de un Buenos Aires que se fué, dejando en la retina de quienes vivieron esos momentos, el recuerdo imborrable de la juventud que tal vez regrese, en el son de estos famosos valses criollos que fueron el alma y la esencia de un tiempo mejor. A través de esta recopilación, muchos serán los que volverán al camino andado y no podrán detener a una indiscreta lágrima que brotará desde el alma, como alguna vez brotó la canción en la noche del barrio perdido.
Nota de Antonio Cantó.

FAMOSOS VALSES CRIOLLOS
RCA AVL-3357

01. ROSAS DE OTOÑO - J. Rial, G. D. Barbieri - CARLOS DI SARLI, canta A. Podestá
02. NO LLORES MAS - A. Polito - J. GUIDO
03. EL AEROPLANO - Pedro Datta - HECTOR STAMPONI
04. TU OLVIDO - Vicente Spina - RICARDO TANTURI, cantan R. Videla, O. Ribó
05. A SU MEMORIA - FRANCISCO J. LOMUTO, cantan Acuña y Díaz
06. FRANCIA - C. Pesce, O. Barbero - JUAN D'ARIENZO
07. URUGUAYA - J. M. Velich, F. Polonio - J. GUIDO
08. DESDE EL ALMA - R. Melo, H. Manzi, V. P. Vélez - FELICIANO BRUNELLI
09. UN PLACER - V. Romeo,. J. A. Caruso - ANIBAL TROILO
10. A MI MADRE - F. Peña - E. FRANCINI, A. PONTIER, canta R. Rufino
11. LAGRIMASY SONRISAS - F. Gullo, P. de Gullo - ALFREDO GOBBI
12. IDILIOTRUNCO - A. Marino, N. S. Blais - ORQUESTA TIPICA VICTOR
13. UNA LAGRIMA - J. Durante, J. Rebolini - canta LIBERTAD LAMARQUE con orq.
14. PALOMITABLANCA - F. García Giménez, A. Aietta - J. DE DIOS FILIBERTO

Descargar

3 comentarios:

Anónimo dijo...

sería posible resubirlo tal vez en megaupload el link está caído. gracias

martín dijo...

Megaupload funciona...

Lennon Quoos dijo...

Por favor, pode ativar o link?
Desde já, grato!
Meu e-mail é lenonqs@gmail.com